Nada extraordinario en los cambios del PRI.-

36
0
SHARE

Nada extraordinario en los cambios del PRI.- Es notorio que se siguen los viejos cartabones de los “hombres únicos y providenciales”.- El compromiso, desde ahora, debería ser más profundo, y no exclusivamente para dar la batalla en el 2021

Bernardo Elenes Habas

No se percibe, todavía, algo extraordinario en las señales que está enviando la estructura del Partido Revolucionario Institucional en Sonora, con sus cambios. 

PRI cambios

El escenario político que se vive, las condiciones objetivas y subjetivas que prevalecen en el tejido social de Sonora, con las alternativas de nuevos horizontes que apuntan al verdadero beneficio de las clases populares a través de programas que está poniendo en marcha, gradualmente, el gobierno de la República encabezado por Andrés Manuel López Obrador, obligaba al priísmo sonorense a dar una muestra de fortaleza histórica con sacudida intensa de su raigambre. No a la demostración pálida de cambios circunstanciales. 

¿Acaso no se siguieron los viejos cartabones de los “hombres únicos y providenciales”, aquellos que combatió el fundador de ese partido en 1929, Plutarco Elías Calles, cuando desintegró las viejas estructuras del caudillismo para pasar a la etapa de las instituciones y del pueblo? 

PRI cambios 2

Primero, enviaron a uno de sus prohombres a abrir el supuesto camino de los cambios –Ricardo Mazón-, quien definió que de acuerdo a su visión militante, en su partido solamente había dos personajes con viabilidad de convertirse en candidatos a la gubernatura en el 2021: Ernesto Gándara Camou y Ricardo Bours Castelo. Negándole, así, fortaleza de cuadros a su instituto. 

Y, seguido de su definición mediática, la que alzó revuelo entre los cacicazgos de siempre, se realizó el cambio de dirigente estatal, supliendo a Gilberto Gutiérrez Sánchez, Ernesto de Lucas Hopkins, quien cubrirá un interinato hasta el 2021, camino de tres años que deja sin huella Gilberto. 

Ernesto y Ricardo

Cierto, De Lucas Hopkins es joven, y tiene la experiencia de haber sido dirigente del PRI durante el sexenio al frente de Sonora de Eduardo Bours, cuando éste convirtió al tricolor en una ínsula, desligándolo virtualmente de la estructura nacional, y pretendiendo así, convertirse en el proyecto sonorense inmediato hacia Los Pinos. 

Por eso, algunos respetables priístas que no han jugado con la política para su beneficio, sino que han participado en la construcción de su tejido más noble y le han entregado su vida y sus capacidades intelectuales, deducen que se está tratando de construir un nuevo PRI en Sonora, desde los cimientos anquilosados de siempre, sin arriesgar nada, y con el peligro de que el edificio que levanten vuelva a ser arrasado, no por otros partidos, sino por el pueblo de Sonora, ante la evidencia de que no han aprendido la lección. 

Hace falta –me dicen, desde su sabiduría y experiencia-, la unidad del PRI, pero no en torno a circunstancias y al poderío de quienes siempre se han erigido como sus propietarios, sino a un programa congruente, revolucionario, de contenido social, capaz de transformar la realidad que existe entre las familias más desamparadas de la Entidad, buscando, en esencia, como propósito, la distribución de la heredad natural de Sonora para sus hijos, creando al hombre nuevo. 

-Y eso –afirman, con desencanto-, se prevé que no será posible llegar a tales profundidades. Porque es desde la antítesis de la pobreza y la desigualdad social, desde donde se promueven los cambios que avizora el príismo. Con proyecto exclusivo hacia el 2021, no como transformación política y social de largo alcance. 

Le saludo, lector.

Source: internacional

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here