Reacomodo de fuerzas en Cajeme.-

33
0
SHARE

Reacomodo de fuerzas en Cajeme.-

Las campañas locales, arrojan señales de viables ganadores.- Quienes atacan, golpean y muestran su prepotencia, sienten la lumbre muy cercana.- Finalmente, la ciudadanía, votará por el Municipio

Bernardo Elenes Habas

En veinte días, dejarán de soplar los vientos agitados de campañas, para entrar

el 1 de julio, al momento crucial de las definiciones.

Los candidatos a diferentes cargos de elección popular, saben que la lucha es complicada. Por eso le imprimen consistencia y color a sus labores de proselitismo. Algunos, incendiando sus verbos y dándole notoriedad a presentaciones y discursos. Incluso, pretendiendo convertirse en fiscales, rectores de vidas y conductas, exigiendo respuestas de sí o no, a sus contrapartes, durante comparecencias mediáticas.

La ciudadanía los escucha. Registra propuestas. Interpreta las formas y fondos de las arengas, junto con las expresiones corporales de quienes las pro

nuncian, porque todo contiene un simbolismo. Encierra un mensaje de seguridad, inseguridad, desesperación o franca resignación.

Tienen cierto los electores, fundamentando sus deducciones en premisas lógicas brindadas por la experiencia y el sentido  común, que quien más se enardece y más ataca, es aquel que siente cómo le llegan las llamas de la impotencia a sus anhelos de convertirse en alcalde, diputados, senadores.

En veinte días, los desvelos y preocupaciones de aquellos que fueron tocados por el soplo de la política y sus sueños reales o mágicos de alcanzar metas, habrán concluido.

Pasada la noche del domingo 1 de julio, sin proponérselo, harán honor, triunfadores y perdedores, a las coplas milagreras de, Serrat: “…y con la resaca a cuestas vu

elve el pobre a su pobreza, vuelve el rico a su riqueza y el señor cura a sus misas; se despertó el bien y el mal, la zorra pobre al portal, la zorra rica al rosal y el avaro a sus divisas…”.

Son señales de los tiempos que se vienen repitiendo cíclicamente  con algunas variantes, que, ciertamente existen y matizan la actividad antigua de buscar el poder.

En el actual proceso electoral, se puede observar en Cajeme, por ejemplo, las circunstancias que generaron un reacomodo de fuerzas entre los sempiternos propietarios del poder público, como fue el caso del desgajamiento del llamado yaqui power a la hora del reparto de tributos, cuyo desenlace será marcado por la ciudadanía a partir del 1 de julio, quien, en su percepción e inteligencia, tiene claro y ubica a cada uno de los actores políticos, por lo que, con esos antecedentes, se dispondrá a buscar, rebasando odios y pasiones, lo mejor para su Municipio, para sus familias, para un verdadero desarrollo

compartido.

Así sucedió en la época del “Contrerismo” 1958; o bien, en fechas más cercanas con Adalberto Rosas, 1979; Javier Lamarque, 1997; Jesús Félix Holguín, 2003; Manolo Barro Borgaro, 2009.

Pero existe, también, una señal muy clara grabada en piedra por la inteligencia y el sentido común de los electores, cuando más de 100 mil cajemenses le entregaron el sufragio a Rogelio Díaz Brown, del PRI, en el 2012, contra la otrora poderosa candidata del PAN, Eloísa Flores García, quien apenas rebasó los 46 mil votos, no obstante tener en línea los astros azules de esos aciagos días.

La moneda está en el aire, y cuando caiga, tiene que ser para bien de Cajeme.

Le saludo, lector.

Source: internacional

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here