Antiguos viajeros perfilados como creadores de misteriosos círculos en el sur de Perú

93
0
SHARE

Antiguos viajeros se vislumbran como autores de las enormes círculos misteriosos dibujados en el terreno desértico del sur del Perú. Los hacían probablemente como ofrendas durante sus descansos.
Una nueva investigación acredita que los geoglifos circulares se ubican a lo largo de antiguas rutas de transporte. Las marcas pueden haber sido hechas durante muchos siglos, desde el año 200 hasta el 1400 de nuestra era.

“La gente hacía estos geoglifos ‘en el camino’ en ambos sentidos del término”, dijo el coautor del estudio Justin Jennings, curador de arqueología del Nuevo Mundo en el Royal Ontario Museum en Toronto. Los hallazgos se publicaron en Antiquity.
“Están en medio de un viaje, y están haciendo este trabajo, y por supuesto, cuando estás en medio de un viaje, lo estás haciendo durante una parada en boxes”, agregó, explicando el vínculo cercano entre geoglifos y calzadas.
Jennings y su equipo están trabajando en un proyecto más grande sobre transporte de larga distancia en Perú en el tiempo anterior a la colonización española. Los viajes en esta época ocurrieron a pie, con llamas como bestias de carga. El estudio actual se centró en el valle de Sihuas en el sur del Perú.
Los investigadores utilizaron una combinación de trabajo de campo, imágenes de aviones no tripulados e imágenes satelitales para mapear con precisión la ubicación de antiguos senderos y geoglifos circulares, que varían en tamaño desde 3 a 55 metros de diámetro.
Los geoglifos se hacen fácil y rápidamente, dijo Jennings a Live Science. Se construyen simplemente apartando las rocas y la tierra del suelo de color marrón rojizo, exponiendo una capa más ligera de sedimento debajo de la superficie. A veces, los círculos contienen cerámica rota o pequeños escondites de piedras pintadas, como si alguien hubiera hecho una ofrenda.
Los geoglifos se parecen en algo a las famosas Líneas de Nazca, también en el sur del Perú, que también se hicieron apartando el sedimento superior. Pero las Líneas de Nazca son mucho más complicadas que los círculos de Perú, ya que representan animales como jaguares y monos y alcanzan hasta 370 metros de largo.
Después de mapear los geoglifos y las rutas circulares, los investigadores dibujaron “zonas de amortiguamiento” virtuales alrededor de los remanentes de las rutas. Luego, los científicos contaron el número de geoglifos que aparecieron en cada zona, desde 25 hasta 200 metros. Las medidas parecían indicar que los geoglifos tenían más probabilidades de estar cerca de un camino que lejos de uno. Para estar seguros, los investigadores también generaron 1.000 puntos aleatorios en sus mapas para comparar.
Los geoglifos estaban “fuertemente asociados con caminos en comparación con lo que esperaríamos en puntos aleatorios”, dijo el coautor del estudio, Peter Bikoulis, un estudiante graduado en antropología de la Universidad de Toronto.
Los geoglifos de un anillo eran los más comunes, pero también había geoglifos hechos de dos o tres círculos concéntricos; aquellos tendían a contener más artefactos.
Los geoglifos se encontraban a menudo en lo que Jennings denominaba “puntos de inflexión”, donde el camino o la vista cambiaban. Fueron particularmente frecuentes en los lugares donde los senderos alcanzaban 800 metros desde los valles hasta el paisaje plano de “pampa”.
“Estás escalando durante aproximadamente una hora aproximadamente de una subida bastante empinada, y finalmente subes allí”, dijo Jennings. “Ahora es bastante plano. Puedes ver todos estos grandes picos nevados. Es una vista muy diferente. Es un momento de cambio, un momento de descanso”.
Incluso hoy en día, los pastores de los Andes a veces crean “apachetas”, o mojones de piedra en los que pueden dejar un cigarrillo o derramar un poco de alcohol como una ofrenda para los espíritus de las montañas, dijo Jennings. Los geoglifos circulares pueden haberse hecho con motivaciones similares, dijo. Tal vez, estos puntos fueron tomados por sagrados por los viajeros de antaño, y estas personas se conmovieron para marcar sus caminos mientras descansaban en el camino.
Los geoglifos son difíciles de fechar con precisión, dijo Jennings, pero parecen provenir en su mayoría de entre el año 600 y el 1000 de nuestra era, una época conocida como el Período Intermedio Tardío cuando las personas viajaban más lejos y comercializaban productos en toda la región. Hoy en día, muchos de los senderos de llamas que las personas crearon están desapareciendo a medida que el riego y la agricultura se apoderan de la llanura pampeana. Los autores del nuevo estudio están trabajando rápidamente para documentar la región mediante drones y satélites antes de que desaparezcan estas marcas antiguas.
Fuente: europapress.es

Antiguos viajeros se vislumbran como autores de las enormes círculos misteriosos dibujados en el terreno desértico del sur del Perú. Los hacían probablemente como ofrendas durante sus descansos.

Una nueva investigación acredita que los geoglifos circulares se ubican a lo largo de antiguas rutas de transporte. Las marcas pueden haber sido hechas durante muchos siglos, desde el año 200 hasta el 1400 de nuestra era.

“La gente hacía estos geoglifos ‘en el camino’ en ambos sentidos del término”, dijo el coautor del estudio Justin Jennings, curador de arqueología del Nuevo Mundo en el Royal Ontario Museum en Toronto. Los hallazgos se publicaron en Antiquity.

“Están en medio de un viaje, y están haciendo este trabajo, y por supuesto, cuando estás en medio de un viaje, lo estás haciendo durante una parada en boxes”, agregó, explicando el vínculo cercano entre geoglifos y calzadas.

Jennings y su equipo están trabajando en un proyecto más grande sobre transporte de larga distancia en Perú en el tiempo anterior a la colonización española. Los viajes en esta época ocurrieron a pie, con llamas como bestias de carga. El estudio actual se centró en el valle de Sihuas en el sur del Perú.

Los investigadores utilizaron una combinación de trabajo de campo, imágenes de aviones no tripulados e imágenes satelitales para mapear con precisión la ubicación de antiguos senderos y geoglifos circulares, que varían en tamaño desde 3 a 55 metros de diámetro.

Los geoglifos se hacen fácil y rápidamente, dijo Jennings a Live Science. Se construyen simplemente apartando las rocas y la tierra del suelo de color marrón rojizo, exponiendo una capa más ligera de sedimento debajo de la superficie. A veces, los círculos contienen cerámica rota o pequeños escondites de piedras pintadas, como si alguien hubiera hecho una ofrenda.

Los geoglifos se parecen en algo a las famosas Líneas de Nazca, también en el sur del Perú, que también se hicieron apartando el sedimento superior. Pero las Líneas de Nazca son mucho más complicadas que los círculos de Perú, ya que representan animales como jaguares y monos y alcanzan hasta 370 metros de largo.

Después de mapear los geoglifos y las rutas circulares, los investigadores dibujaron “zonas de amortiguamiento” virtuales alrededor de los remanentes de las rutas. Luego, los científicos contaron el número de geoglifos que aparecieron en cada zona, desde 25 hasta 200 metros. Las medidas parecían indicar que los geoglifos tenían más probabilidades de estar cerca de un camino que lejos de uno. Para estar seguros, los investigadores también generaron 1.000 puntos aleatorios en sus mapas para comparar.

Los geoglifos estaban “fuertemente asociados con caminos en comparación con lo que esperaríamos en puntos aleatorios”, dijo el coautor del estudio, Peter Bikoulis, un estudiante graduado en antropología de la Universidad de Toronto.

Los geoglifos de un anillo eran los más comunes, pero también había geoglifos hechos de dos o tres círculos concéntricos; aquellos tendían a contener más artefactos.

Los geoglifos se encontraban a menudo en lo que Jennings denominaba “puntos de inflexión”, donde el camino o la vista cambiaban. Fueron particularmente frecuentes en los lugares donde los senderos alcanzaban 800 metros desde los valles hasta el paisaje plano de “pampa”.

“Estás escalando durante aproximadamente una hora aproximadamente de una subida bastante empinada, y finalmente subes allí”, dijo Jennings. “Ahora es bastante plano. Puedes ver todos estos grandes picos nevados. Es una vista muy diferente. Es un momento de cambio, un momento de descanso”.

Incluso hoy en día, los pastores de los Andes a veces crean “apachetas”, o mojones de piedra en los que pueden dejar un cigarrillo o derramar un poco de alcohol como una ofrenda para los espíritus de las montañas, dijo Jennings. Los geoglifos circulares pueden haberse hecho con motivaciones similares, dijo. Tal vez, estos puntos fueron tomados por sagrados por los viajeros de antaño, y estas personas se conmovieron para marcar sus caminos mientras descansaban en el camino.

Los geoglifos son difíciles de fechar con precisión, dijo Jennings, pero parecen provenir en su mayoría de entre el año 600 y el 1000 de nuestra era, una época conocida como el Período Intermedio Tardío cuando las personas viajaban más lejos y comercializaban productos en toda la región. Hoy en día, muchos de los senderos de llamas que las personas crearon están desapareciendo a medida que el riego y la agricultura se apoderan de la llanura pampeana. Los autores del nuevo estudio están trabajando rápidamente para documentar la región mediante drones y satélites antes de que desaparezcan estas marcas antiguas.

Fuente: europapress.es

Source: internacional

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here