Ignorancia, la discapacidad más grave

193
0
SHARE

Resulta que en Tabasco, hay varios invidentes trabajando de cajeros en varios negocios. Estas personas han recibido capacitación, aprovechando la agudización de sus otros sentidos, para distinguir un billete de otro, dependiendo de su olor; o una moneda de otra dependiendo de su tamaño y los relieves que pueden captar con el tacto.

 

Y hasta ahora, su desempeño tiene un récord impecable de cero errores.

 

Esto lo menciono ayer el titular del sistema DIF nacional, Jesús Naime Mendívil Altamirano, durante la inauguración del Centro de Atención para Ciegos y Débiles Visuales, el primero en su tipo en el estado y que lleva el nombre de Néidi, que en lengua pima significa “ver”.

 

El ejemplo de los cajeros ciegos es apenas uno de los muchos que existen a lo largo y ancho del país, en el que personas con esa discapacidad se desempeñan en trabajos que uno, desde la ignorancia propia de quien supone no vive con una discapacidad (aunque quizás la más grave sea precisamente esa ignorancia) ni siquiera imagina que esas personas pueden desempeñar con éxito: manualidades, ventas, computación, docencia, entre otras.

 

Ayer la gobernadora Claudia Pavolvich inauguró este centro especializado para dar atención a una población de ciegos y débiles visuales que en Sonora suman más de 136 mil y que cuenta con programas de estimulación temprana, áreas de pedagogía, psicología, trabajo social; talleres de música, cocina y cómputo adaptado.

 

La presidenta del sistema DIF Sonora, Margarita Ibarra Platt explicó que este centro se pudo construir con presupuesto público, pero también con la aportación de la Fundación Telmex, y marcará un antes y un después para miles de familias que hasta ahora no contaban con un lugar para atender y capacitar a alguno de sus integrantes con ceguera o debilidad visual.

 

II

Todo parece indicar que el resultado de la elección interna en el PAN estatal favorecerá a Ernesto Munro Palacio.

 

Las inconsistencias denunciadas ayer por su contrincante, Jesús Ramón Díaz Beltrán quedarán para el anecdotario de las mapacherías aprendidas y superadas al PRI.

 

Me quedo con tres cosas: una, el comentario de un colega en el sentido de que los Munro son tan vagos, que fueron los únicos que le ganaron a Morena (aludiendo a la reelección de Kiko Munro en Puerto Peñasco), así que no es raro que le ganaran a sus propios correligionarios en la interna.

 

Dos: la elección no fue limpia y las “inconsistencias” no son menores. Hubo hasta amenazas de muerte y mensajes sicilianos como enviar coronas fúnebres a la casa de un activista de la causa de Díaz Beltrán en Navojoa, donde opera con frescura un personaje tan siniestro como Roberto Romero López, de quien la memoriosa lectora y hasta el más olvidadizo lector identifica fácilmente.

 

Y tres: el PAN en Sonora tiene muy cuesta arriba sus expectativas de reposicionarse en la suma de sus corrientes internas, porque en la lógica de que cuando la perra es brava hasta a los de casa muerde, han dejado un reguero de heridos a tarascadas.

 

Como las que le aplicaron al propio Neto Munro en la elección pasada, cuando compitieron él, David Galván y Adrián Espinoza.

 

En esa elección, en la que me pasó rozando muy cerca de la cabeza un pedradón arrojado por cholos roba urnas en la plaza frente al viejo edificio del Cinema 70, Neto Munro perdió con más de 3 mil votos de diferencia, frente a David Galván. Y Munro impugnó los resultados.

 

Hoy, con una diferencia que oscila entre los 200 y 300 votos, la impugnación sería más justificable, sobre todo considerando las mañosadas que reportan desde Puerto Peñasco y Huatabampo, pero como la vez pasada, creo que no procederán.

 

Lo que sí continuará, es la fragmentación de ese partido, donde las cosas han llegado a un punto en el que son irreconciliables en la victoria, así que no imagino cómo pueden ser en la derrota. En fin.

III

Se movieron bien, y rápido las autoridades en la atención de la caravana migrante a su llegada a Sonora, proporcionándoles atención médica y apoyando su larguísimo peregrinar rumbo a la frontera norte, huyendo de la miseria y la violencia que les cancela la posibilidad de una mejor vida en sus países.

 

Los hermanos hondureños y de otras nacionalidades que decidieron dejarlo todo para ir en busca del sueño americano son, antes que nada, seres humanos con sus derechos a salvo y en esa lógica la secretaría de Salud instaló dos módulos de atención, uno en Navojoa y otro en Estación Don, para monitorear las condiciones en las que viajan.

 

Sobre todo porque había reportes del estado de Sinaloa acerca de al menos dos casos de influenza y varios de enfermedades gastrointestinales, para lo cual se les suministró medicamento y vacunas; se les proporcionó además transporte digno para que pudieran llegar a su destino.

 

El fenómeno de la migración es complejo y no es privativo de nuestro país ni continente, y genera reacciones encontradas en una parte de la sociedad solidaria y dispuesta a tender la mano, y otra temerosa y preocupada por los eventuales problemas que podrían agudizarse por la presencia de miles de migrantes en ciudades donde la vida de por sí es difícil.

 

Pero antes que cualquier cosa está la salvaguarda de sus derechos y el respeto a su condición de personas, sobre todo si su destino es incierto, como evidentemente lo es al llegar a la militarizada frontera con Estados Unidos, por donde han sido deportados en los últimos cinco años tres millones de indocumentados, la mayoría de ellos, mexicanos.

 

El tema es, por lo menos, polémico, pero lo único que no se debe ni se puede hacer, es voltear hacia otro lado.

 

IV

Ojalá ya llegue el primero de diciembre para terminar con todo este vodevil, juego de espejos y simulaciones. Si Mario Delgado declaró en días pasados que ya no habría más consultas fuera de la ley (aceptando explícitamente que la del aeropuerto fue ilegal), ayer Andrés Manuel López le reviró anunciando que el 24 y 25 de noviembre se realizará otra consulta para decidir si se construye el Tren Maya, la refinería, el desarrollo del Itsmo y otros programas sociales.

 

Todo en una misma boleta, adelantó el presidente electo, y se permitió pronunciarse a favor de todo lo consultado. “En esto sí”, dijo, pero olvidó que en el caso del aeropuerto también anticipó su voto por Santa Lucía, aunque luego dijo que votó en blanco.

 

Aún más, informó que las obras del Tren Maya comenzarán en diciembre, obviando que el resultado será el que él quiere, como efectivamente sucederá.

 

Y está bien. En este caso, estoy a favor de todos los proyectos que se someterán a consulta, lo que no me impide negarme a validar esa farsa que son las consultas no vinculantes; organizadas, operadas y fiscalizadas por un partido político. Cada quien.

 

Pero sí urge que llegue el primero de diciembre, para que el señor López Obrador ya deje de confundir con esa ambivalencia presidencial, en la que unas cosas sí son su responsabilidad y otras no. Con ese jueguito raro en el que no es presidente pero con singular alegría le da dos cachetadas guajoloteras a Ricardo Monreal para que no le ande alborotando el bitachero bancario del capitalismo salvaje, tan odiado y tan querido por la cuarta transformación.

 

También me puedes seguir en Twitter @Chaposoto

 

Visita www.elzancudo.com.mx

Source: internacional

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here