“La crisis se produce cuando lo viejo no acaba de morir y cuando lo nuevo no acaba de nacer”. Bertolt Brecht

13
0
SHARE

Mensajes

Gilberto Armenta

Crisis de gobierno

 

“La crisis se produce cuando lo viejo no acaba de morir y cuando lo nuevo no acaba de nacer”. Bertolt Brecht

 

El problema mayor ante una crisis de gobierno es no saber que hay una crisis. Por eso, muchos se enteran de que la enfrentaron hasta que sufren los primeros efectos.
Pero no hacer nada, o no hacer lo correcto para corregirla, provoca que las consecuencias sean irreversibles.
Lo que si es imperdonable es saber lo que se debe hacer, y no hacerlo. Eso ya no es política, sino una práctica ramplona y de callejón que se quiere hacer ver como política innovadora o de cambio.

 

Eso es justamente lo que esta pasando en Sonora, cuando algunos suponen que el haber ganado la revolución el pasado 01 de julio, les da derecho a…digamos, experimentar con la política, aunque en la práctica, en realidad están cometiendo los mismos errores que en el pasado los escandalizó.

 

Formar gabinetes municipales cual árbol genealógico es uno de esos detestables experimentos, que con otros partidos es imperdonable, pero que en ellos es permisible.

 

Cuñados, consuegros, sobrinos, primos, hermanos, padres, ahijados, hijos, suegros, nueras y yernos, tíos, y demás parafernalia familiar está apoderada de los organigramas de gobierno de la cuarta transformación. Esa es justamente la crisis que los alcaldes de la extinta coalición “Juntos Haremos Historia”, no saben que están enfrentando.

 

A la luz de los hechos parece ser que todo lo que importaba era ganar espacios de gobierno, para eventualmente conseguir un empleo. El problema es que detrás de esos empleos viene los grandes negocios, y luego, ya enredados en estos, el conflicto de interés se impondrá sobre la legalidad, y cuando eso suceda, la complicidad será obligada, y junto a esta, la inevitable corrupción.

 

Escrito en cristiano: ¿Usted cree que Sara Valle, de Guaymas, denunciara a su cuñado, si acaso algún día hace el mal? O, podría usted jurar que ¿Célida López de Hermosillo, irá contra sus compadres? ¿O Santos Gonzales de SLRC contra su hijo? ¿O Jesús Pujol de Nogales contra la hija de su regidor? Y ¿así hasta el infinito en el resto de los evidentes casos de nepotismo por todo Sonora?

Además de los municipios mencionados arriba, también se señala a Empalme. Agua Prieta, Caborca, Cajeme, y Navojoa como los Ayuntamientos que se están olvidando del “no mentir, no robar, no traicionar”, y la lista tiende a crecer. Curiosamente, menos de la mitad de los ediles señalados, son genuinamente de izquierda, amloistas o de Morena, la mayor parte de ellos son lastres de otros partidos, que aprovecharon la urgente necesidad del partido de Andrés Manuel López Obrador por ganar la elección, y se colaron con una inmerecida candidatura. Y esa es la enorme crisis que Morena tampoco sabe que enfrenta como partido político, que se suma a la del nepotismo de los alcaldes, listada arriba.

 

Ahora, ¿en qué consisten ambas crisis?

 

La componenda en los ayuntamientos señalados provocara la caída de la imagen del gobierno del cambio. La expectativa de que las cosas cambiarían radicalmente empieza poco a poco a ser sustituida por la justificación a priori, sin argumentos, y tan simplista que ya causa hilaridad. Pronto, antes de lo calculado, los reclamos ciudadanos enfrentaran a los alcaldes de la cuarta transformación contra su propio tigre.
Todo esto es el ingrediente principal de la segunda crisis, la que habrá de enfrentar Morena como partido, porque sus militantes, hastiados ante lo que consideran abusos e injusticias de los que ganaron – y ahora los olvidan – ya dan muestras de separación ante el partido que los acarreó en la campaña, pero los abandonó en la victoria.

 

Sumadas las dos crisis, tenemos a una ciudadanía que sigue creyendo en un nuevo gobierno, en un cambio político, en una real transformación, pero ¡ahora a partir del 2021! Aún no pasa un mes de gobierno local, y ya dejaron de creer en los que ganaron.

 

Al momento, no todas las acciones de diputados federales y senadores han sido bien vistas. Reclamos como la reducción del costo de la gasolina, la cancelación del aeropuerto internacional, la revocación de la reforma educativa y energética, entre otras cosas parece no tendrán el eco esperado, y eso ya lo saben los otrora radicales morenistas.

 

Localmente, en Sonora reclaman justicia para los deudos de la Guardería ABC, la reinstalación de unas docenas de maestros cesados, la eliminación de las casetas de cobro, y la expropiación de las minas que opera Grupo México para entregárselas a la Sección 65 de Napoleón Gómez Urrutia. Evidentemente, estos temas tampoco tendrán la respuesta esperada.

 

Y pronto viene la despenalización del aborto, la legalización de la marihuana, los matrimonios igualitarios, la adopción para padres del mismo sexo, y la eutanasia. Temas sensibles que no todo sonorense considera su hostia, pero con la que seguramente será obligado a comulgar.

 

Las crisis se ven de lejos, y se ven muy claras, pero no se ve a nadie trabajando para contenerlas en la forma correcta. Al tiempo.

 

Gracias por la lectura. Puede seguirme en @mensajero34 y en facebook.com/gilberto.armenta.16

Source: internacional

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here