Hay momentos en la vida de todo político, en que lo mejor que puede hacer es no despegar los labios. Abraham Lincoln

26
0
SHARE

Célida Teresa López Cárdenas ha dicho que el secretario de gobierno, Miguel Ernesto Pompa Corella, no es un interlocutor válido entre los municipios que administrara el partido Morena, y el gobierno del estado.

Los argumentos que esgrime para esa aseveración son… post electorales. Sin sustento legal, y sin denuncias ante instancias correspondientes de por medio.

Su carácter de alcaldesa electa por Hermosillo debería estarla conduciendo en otro sentido, de frente ante la enorme responsabilidad que tiene, y dejar que sea la gobernadora Claudia Pavlovich quien decida quienes sí, y quienes no integran su gabinete.

Por Célida Teresa votaron el pasado 01 de julio para erigirla alcaldesa, por Claudia en el 2015 como mandataria estatal. Ambos nombramientos fueron avalados por el electorado sonorense, por los ciudadanos que, en sus justo derechos, esperan que una y otra hagan su trabajo como corresponde. Ya en el 2021 decidirá, el sonorense y no los partidos, si avalan a sus gobernantes o si los reprueban.

En Sonora hay sensibles demandas que deben ser atendidos por todos los alcaldes y diputados electos, sin importar el partido. Ya no manda Morena, ni el PES ni el PT. Tampoco el PRI, el PAN, Panal, MC, Pvem, o el desaparecido Movimiento Alternativo Sonorense. Mandan los casi tres millones de habitantes, donde cuentan por igual adultos que jóvenes y niños, hombres y mujeres de todas las edades sin fanatismos partidarios. El padrón electoral ya debe estar guardado en el anaquel, en espera de la próxima elección.

Quien gobernara a Hermosillo después del 16 de septiembre esta buscando integrar su gabinete, si, eso es bueno, pero no ha comentado con nadie su plan integral para reforzar la seguridad pública, que no mejorara solo por asignar a un comisario ciudadano. Tampoco ha dicho que medidas tomara para conseguir que servicios públicos haga su trabajo como corresponde, y no como el sindicato de Salvador Diaz diga.

Hay una enorme responsabilidad por entender como enfrentar los abultados pagos a la CFE, de cientos de millones de pesos, solo por la operación del Acueducto Independencia que trae agua a la capital sonorense. Tampoco ha mencionado como coordinara, junto a su homólogo de Cajeme, el morenista Sergio Pablo Mariscal Alvarado, al movimiento ciudadano No al Novillo, que se opone a la operación justamente de ese acueducto.

¿Y la cultura que tal? ¿Dejara que María Dolores Rodríguez Tepezano se haga cargo? Si es así, ¿Cómo explicara que su esposo (de Rodríguez Tepezano), no representa un conflicto de intereses como regidor morenista?

El sistema de drenaje pluvial es una agenda obligada para ella, y respecto a eso solo se conoce la iniciativa de Angelina Muñoz, alcaldesa en funciones de Hermosillo. Morena se opuso siempre al proyecto del alumbrado público, ¿cancelara entonces Célida López el contrato ya en operación?

Y que tal la pavimentación de calles, la obesa nomina municipal, los pasivos… olvide usted los pasivos, ¡la nomina de diciembre con todo y sus aguinaldos y posadas!

Y el director de Agua de Hermosillo, ¿será o no el padrecista Elliot Romero? ¡El padrecismo! ¿Cómo le explicara al hermosillense la apertura de cartera a padrecistas, que ya se observan en palacio municipal y sus dependencias?

Pero, regrese usted a la lectura del primer párrafo, donde la alcaldesa electa de Hermosillo habla en nombre de alcaldes, diputados y senadores electos de la coalición. ¿Es ella la vocera oficial de Morena, el PES y el PT? Los 18 alcaldes de la misma coalición, ¿cuándo la nombraron coordinadora con voz cantante?

Todo indica que no es ni vocera de los partidos en mención, ni coordinadora de los alcaldes, porque Jesús Pujol Irastorza, alcalde electo de Nogales, él sí, morenista de verdad, recibió sin telarañas mentales al secretario de gobierno, Miguel Ernesto Pompa Corella, en ese lastimado municipio, recientemente declarado como zona de emergencia por las torrenciales lluvias. Pujol Irastorza hizo lo que corresponde a quien tiene interés por el bien común de los nogalenses. La institucionalidad se impuso sobre la contienda, en aras del beneficio comunitario.

Bajo esa premisa, el próximo alcalde de Nogales muestra más madurez política para ser, si llega a ser necesario para la coalición, el coordinador de los alcaldes de la coalición en Sonora.

La responsabilidad de los 72 alcaldes electos, de todos los partidos, radica fundamentalmente en la forma en la que administraran el recurso público en sus municipios, en beneficio de sus gobernados, y no en la hilarante intencionalidad de imposición de agenda donde no les corresponde. En boca cerrada, como dicen, no entran las moscas.

Gracias por la lectura. Puede seguirme en @mensajero34 y en facebook.com/gilberto.armenta.16

Source: internacional

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here