Primero salud y la vida

37
0
SHARE

Este lunes se supone inició el proceso de la gradual y responsable reactivación económica en Sonora, al iniciar un programa de preparación que garantice condiciones seguras de sanidad del entorno laboral de esas empresas que desde el inicio de la pandemia por el Covid-19 fueron consideradas no esenciales.

Se supone también que en este proceso de reactivación se privilegiarán razones de salud sobre las de carácter economicistas, en función de un cronograma y requisitos acordados en la Mesa Técnica de la Comisión Sectorial de Empleo, Competitividad y Desarrollo Regional del Sistema de Planeación Democrática del Estado de Sonora que preside la gobernadora Claudia Pavlovich.

Miren, ese órgano multidisciplinario trabaja en tres mesas técnicas: matrices riesgo, valor de la producción y empleo; protocolos generales con equipo de fitosanitarios; y los resultados del Observatorio Emergente; quienes mostraron los resultados de sus estudios para analizar qué empresas podrían reactivarse gradualmente al representar menor riesgo de contagio.

De destacarse la visión integral en el diseño de una estrategia de reactivación económica para el mediano y largo plazo, porque en el corto, tenemos la impresión de que no están dadas las condiciones para una apertura segura y que no represente un grave riesgo de que se registre una escalada de contagios y de muerte, toda vez que es público y notorio que la expansión de la pandemia mantiene muy altos niveles de agresividad.

Claudia Pavlovich

La divisa es no perder lo ganado por la adelantada toma de decisiones que aún con la escalada de contagios de los últimos días, permite a Sonora estar en mejores condiciones que estados vecinos, que tal como lo precisó la gobernadora, se trata de reactivar la actividad empresarial primero cuidando la salud de la gente y que las empresas reactivadas cumplan estrictos protocolos para cuidar a su planta laboral, los cuales estarán bajo permanente verificación.

El trámite de reactivación no es nada fácil y por eso en este par de días prácticamente no hemos sabido nada respecto a que tal o cual negociación ya llamó a trabajar a sus empleados y más bien los reportes indican que las cosas permanecen iguales, esto es, un friego de gente en las calles y en plazas comerciales viviendo la anunciada Nueva Normalidad.

Para efectos de las empresas, elaboradas por expertos en distintas disciplinas, las metodologías y sistemas de control y seguimiento permitirán hacer aperturas con más profesionalismo. “Este diseño vanguardista para la reapertura de empresas será garantía en la atracción de la inversión en el día de mañana, pues con estos modelos se constatará la seguridad en la parte de salud y en lo económico con expertos en la materia, y el observatorio verificará que la empresa que reinicie actividades en Sonora lo haga con los mejores cuidados y ejercicios científicamente probados”, dijo la mandataria estatal.

Pero incluso en los llamados municipios de la esperanza, que con todo y su mínimo impacto en la actividad económica, sus autoridades han decidido mantener restricciones de movilidad, suspendida la venta de cerveza y eventos que aglomeren a personas, así como filtros que limiten el ingreso de fuereños, medidas que los han mantenido limpios del virus hasta ahora.

Gerardo Alvarez

Bien el que Gerardo Alvarez González haya reconocido dicha realidad y aceptar que de acuerdo a la situación epidemiológica, no todos los municipios pueden iniciar actividades de manera normal y que si lo hacen deberán tomar previsiones sanitarias riesgo a sus comunidades.

Y apenas hace bien, dado el poco tino que ha tenido la autoridad sanitaria federal en sus pronósticos, lógico que el lunes pasado era una hecha muy apresurada para el reinicio de operaciones y se asegura que ni para el 1 de junio habrá condiciones propicias en regiones principalmente del centro del país, ya que si en Hermosillo se abren fosas en cementerios para alojar a fallecidos, en la Ciudad de México y el Estado de México disponen de trailers refrigerados para almacenar cuerpos mientras se encuentran espacios en panteones y camposantos.

Lógicos los apuros del dirigente de la Coparmex Sonora Norte, Arturo Fernández Díaz González o del representante de INDEX-Sonora, Gerardo Vázquez Falcón, pero como saben que Dios no cumple antojos ni endereza jorobados, deberán ajustarse a la gradualidad de ola reactivación y que esta no represente una escalada de contagios entre sus trabajadores o clientela tratándose de comercios.

Lo mejor de todo este inquietante contexto, es que todas las fuerzas políticas de la entidad están de acuerdo en que se privilegie la salud sobre cualquier otra cosa o sea, que por esos rumbos no hay presión en contra del Gobierno Estatal, instancia que ahora deberá cuidar que por presiones empresariales se tomen decisiones que a la postre puedan ser causa de que la capacidad de atención a contagiados del Sector salud sea rebasado.

Y ese es un riesgo que de ninguna manera se debe correr.

Arturo Fernández Díaz

Por lo demás, todo indica que el presidente Andrés Manuel López Obrador no tiene amigos, porque de tenerlos, esa relación de afecto y de confianza derivaría en que fuera reconvenido, cuestionado y presionado para reconsiderar decisiones evidentemente equivocadas, por lo que en lugar de amigos, tiene asesores, colaboradores y vasallos cuya prioridad es mantenerse en la nómina.

No dado a aceptar que se equivoca, no tiene a nadie que le diga que es una aberración deslegitimar las naturales aspiraciones de las personas para elevar su calidad de vida y que para lograr esos niveles superiores de bienestar, pesa mucho más que la espiritualidad la certidumbre económica, un buen empleo que por lo regular solo se consigue con buena formación académica.

Que no tendrá un amigo que le diga que resulta una estupidez menospreciar y despreciar la ciencia y el conocimiento y que si bien hay que respetar y valorar la sabiduría popular, las bases para el desarrollo y progreso de una sociedad y de un país no pueden fincarse en supercherías y prédicas delirantes plagadas de ocurrencias, que desde diciembre del 2018 han dejado funestos efectos.

Cuanto más habla, más se desmorona el mito que con tanto esfuerzo construyó en los últimos años, para como si estuviera en el punto del no retorno, pretender convencer que no se requiere generar crecimiento económico ni riqueza como nación, como condición primigenia para mejorar ingresos y elevar la calidad de vida de los mexicanos.

Delirante Andrés Manuel López Obrador

Y lo más grave es que está haciendo todo en función de premisas absurdas y mediante decisiones a contracorriente de dichas fantasías, como lo son la autosuficiencia alimentaria mientras deja en el abandono a productores agropecuarios; autosuficiencia energética, cuando cancela el desarrollo de energías limpias; potenciar la creación de empleos, mientras consolida un ambiente que tiende a expulsar la inversión extranjera y niega su apoyo a inversionistas nacionales, a quienes ya les advirtió que si a causa del Coronavirus quiebran, pues que quiebren.

Solo a una persona presa de delirios se le puede ocurrir que la felicidad del pueblo se finca en la espiritualidad, como si con espíritu de pagaran la despensa y necesidades básicas, que por nuestro feliz espíritu no nos afectara la desbocada embestida del crimen organizado y la torpe estrategia de su gobierno para combatirlo, como si con solo el espíritu del pueblo feliz remediara el desbarre del nombramiento de Alfonso Durazo para atender esa problemática.

Solo a un desquiciado se le puede ocurrir despotricar en contra del esfuerzo de tantas generaciones para formarse en la academia, en el estudio de las ciencias, las artes, la tecnología, como factores fundamentales para el desarrollo de los pueblos, para ahora salir con la estupidez de que las personas sin esa formación saben más que quienes se quemaron las pestañas por años para obtener un título profesional como médico, arquitecto, ingeniero y demás. 

Todo ese parloteo y peroratas; ocurrencias y reculadas; incoherencias a manera de ensayo y sobresaturación mediática del presidente, constituye una densa cortina de humo frente a los estragos que está causando en México en Covid-19 y que contrario a la insistencia respecto a que la 4T se preparaba desde enero para estar a la altura del reto sanitario, por supuesto que todo lo contrario: desdeñaron su peligrosidad y solo abandonaron sus actitudes frívolas y de perdonavidas hasta que las muertes y los contagios estaban encima.

Alfonso Durazo 

La mejor muestra de lo anterior, es que pesar de la amenaza de la pandemia y de la poca estima que tiene López Obrador por la buena salud de los mexicanos, es que a la Secretaría de Salud se le recortaron mil 500 millones de pesos del presupuesto para el primer trimestre de este año, los cuales fueron a dar al barril sin fondo que resulta la resucitación de PEMEX.

El torpe manejo de la epidemia es evidente al supeditar a las necesidades presidenciales la estrategia para hacerle frente y no por nada han fallado en todos los pronósticos de la tendencia frente a una expansión que va para largo y sin control alguno, y lo peor, obligados a reactivar operaciones de empresas mineras, metalúrgicas, automotrices y de ensamble en las peores condiciones del contagio, solo porque así lo exigen las cadenas productivas.

Así las cosas, resulta obvio que el presidente carece de amigos y como complemento a dicha ausencia está un cuerpo de asesores mediocres que lo único que han podido lograr es que deje de manotear tanto durante sus catilinarias mañaneras, según desengañado militante de MORENA de regular nivel, que nos confirmó el alto grado de desazón e incertidumbre que priva en el gabinete, dadas las cotidianas ocurrencias y dislates del presidente.

.fb_iframe_widget_fluid_desktop iframe {
width: 100% !important;
}

Fuente: Primero salud y la vida

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here