Ni el papa es tan amado como AMLO

32
0
SHARE

La imagen es desoladora. El papa Francisco sale al balcón en la plaza de San Pedro y bendice al mundo. Pero la plaza está desolada. No hay un solo creyente en ella. La amenaza del coronavirus ha paralizado Italia, donde van mil 809 muertos por esa pandemia que en un solo día provocó 368 decesos.

La imagen desde México es otra. El presidente es abrazado, fundido entre multitudes que se desviven por un beso, un abrazo, una caricia, un beso mordelón que tengo tentación amorcito corazón.

Cuando arrecian las críticas por la presunta falta de atención a la pandemia, López Obrador muestra su faceta de provocador. Sube a sus redes un video de casi siete minutos con una compilación de eventos en los que aparece desafiando al coronavirus y a los conservadores, reaccionarios y fifís. Lo mismo besa a una muchacha que abraza a un fan. Lo mismo muerde el cachete de una niña que le agarra las nalgas a una botarga que le ‘perrea’ con sensualidad.

Y también se repliega cuando, a su regreso de esa gira de apapachos populares le preguntan por la supuesta muerte del empresario José Kuri, contagiado de coronavirus, evadió responder argumentando que estaba en “huelga de entrevistas”.

II

El subsecretario de Salud Hugo López-Gatell confirmó la existencia de 53 casos confirmados de coronavirus en el país y 176 sospechosos en el país. Anoche circuló con profusión la noticia de que el empresario mexicano José Kuri Harsfuch había fallecido tras haber sido contagiado en Vail, un pueblo en las montañas de Denver.

La noticia de su muerte no había sido cien por ciento confirmada, pero su familia reconoció que se encuentra en estado crítico. El señor Kuri Harfusch tiene acceso la mejor atención médica del mundo y ojalá eso ayude a conservarlo con vida.

El punto no es si el señor falleció o no. Nadie puede estar apostando a que se registren las primeras muertes para festinarlas en un perverso afán de politizar el tema, aunque lamentablemente el clima de polarización política es un caldo de cultivo ideal para que germinen esas perversidades.

Lo cierto también es que, salvo los muy cercanos al presidente celebran con estrépito sus declaraciones desestimando la presencia del virus en México, y sus acciones de convivencia tumultuaria, entre besos abrazos y hasta mordidas de cachete. 

El resto ve con asombro y no sin cierto aire de reprobación, cómo diversos funcionarios federales caen en contradicciones, difunden información que luego tienen que ‘bajar’ de sus redes sociales o se ven obligados a validar lo que a todas luces contraviene los protocolos de prevención frente a la epidemia.

Especialmente aquellos que recrean la popularidad de un presidente abrazado y besado por las multitudes, repartiendo saludos y abrazos en eventos masivos que él mismo se encarga de presumir en sus redes sociales. “No nos van a hacer nada los infortunios ni la pandemia”, dijo el presidente.

La presencia del virus y la certeza de que se multiplicarán los casos de contagio en los próximos días llevaron al gobierno federal a ‘adelantar las vacaciones’ en el sistema escolar, lo que en realidad es una cuarentena disfrazada para mantener a niños y jóvenes en eso que se ha dado en llamar un ‘distanciamiento social’ entre ellos, evitando lugares muy concurridos, como son las propias escuelas.

Por alguna razón que a la gente más común que corriente le parece inexplicable, no se han puesto en marcha políticas de prevención más agresivas, por ejemplo en aeropuertos y cruces fronterizos; aunque se espera que en los próximos días esto suceda. La presión social es mucha y lenta, pero inexorablemente crece la sicosis, que se manifiesta en compras de pánico, auto restricción de viajes y el nerviosismo peculiar a la hora de saludar al prójimo de mano o con un beso. O las miradas temerosas hacia quien tose o estornuda en público.

El virus ya está aquí, y el nerviosismo social también. Los gobiernos en sus tres niveles deberían, como recomiendan los especialistas de la Organización Mundial de la Salud, adelantar medidas preventivas y de contingencia antes de que la pandemia los agarre con los dedos en la puerta.

Hay que reconocer que en Sonora no se han dormido en sus laureles. Desde hace más de una semana se está informando diariamente a través de videos que el director de epidemiología actualizando el tema y detallando datos y cifras.

Desde el jueves pasado, la gobernadora Claudia Pavlovich puso el tema en perspectiva con una mesa de trabajo especial que se desarrolló durante dos días proyectando acciones preventivas.

La campaña de información que desde la secretaría de Salud estatal a cargo de Enrique Claussen fue reconocida en una de las mañaneras por el subsecretario de salud federal Hugo López-Gatell.

Ayer se instalaron módulos de atención y supervisión en los aeropuertos de Hermosillo y Ciudad Obregón, en los que se revisan posibles síntomas del coronavirus en los viajeros. 

Se instaló un filtro en la frontera con Sinaloa y también en Guaymas, Nogales y San Luis Río Colorado, donde además de reparte folletería con información básica sobre el tema.

También se anunció que a partir de hoy y hasta el 20 de marzo, cuando comienza el periodo vacacional adelantado, no es obligatoria la asistencia a la escuela en preescolar, primaria y secundaria.

La campaña de difusión ha escalado en estos días para concientizar y socializar las medidas de prevención y cuidado, poniendo en contexto el tema, toda vez que esas mismas medidas deben observarse también contra la influenza, que por cierto es más letal que el coronavirus.

II

El viernes pasado sostuvimos un interesante intercambio de impresiones sobre diversos temas de la grilla estatal con el seguro próximo dirigente de Morena en Sonora, Adolfo Salazar Razo, quien ratificó entre otras cosas que no  hay más gallo que Alfonso Durazo Montaño para la candidatura de ese partido al gobierno del estado. Sigue siendo uno de los hombres más cercano al presidente de la República y uno de los de mayor confianza del principal inquilino de Palacio Nacional.

Son 15 gubernaturas las que estarán en juego el año entrante y Sonora está en la mira del presidente.

En su recorrido por los municipios del estado, Salazar Razo ha constatado que la estructura del partido sigue firme y si bien está consciente de que en la elección de 2021 no se repetirá el fenómeno de 2018, mantienen un amplio margen de aceptación como para conquistar la gubernatura.

Sostuvo que hay una campaña para desacreditar el trabajo de los alcaldes de Morena, aunque no respingó mucho cuando le comenté que en algunos casos, como los de Navojoa, Guaymas y Nogales, no requieren de campaña alguna para desacreditarse solos.

Reconoció que a casi dos años del triunfo electoral, subsisten diferencias y contradicciones entre algunos militantes de Morena que consideran no les han cumplido sus expectativas, pero aseguró que en su recorrido está trabajando en una ‘operación cicatriz’ que les permita reagruparse para perfilar a los mejores candidatos y candidatas en 2021.

Es cierto, dijo, que en 2018 no teníamos a los mejores cuadros, los más competitivos para ir a la contienda y a pesar de ello arrasamos. Pero hoy tenemos la ventaja de que muchos han visto que el triunfo es posible y por lo tanto, habrá una nutrida participación y por lo tanto, tenemos la oportunidad de elegir a los mejores, mientras que en los partidos de enfrente siguen perfilando a los mismos personajes del pasado.

Eso dijo.

También me puedes seguir en Twitter @Chaposoto

Visita www.elzancudo.com.com

.fb_iframe_widget_fluid_desktop iframe {
width: 100% !important;
}

Fuente: Ni el papa es tan amado como AMLO

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here