Como chachalaco

9
0
SHARE

Tiene razón reconocido maestro en el uso del lenguaje, al señalar que la ley de las probabilidades ya le está cobrando caro al presidente Andrés Manuel López Obrador, ya que al hablar tanto y de todo, de forma cada vez más frecuente incurre en desbarres. O sea, la riega muy seguido.

No hay más que de dos sopas: el de Tabasco debería de moderar su protagonismo y antes de abrir la boca meditar lo que va a decir o de plano disponer de algún intérprete al estilo del estimado Rubén Aguilar Valenzuela, quien se encargaba de explicar lo que decía el entonces presidente Vicente Fox Quezada en sus declaraciones a la prensa.

Ya tienen rato que las mañaneras presidenciales resultan en un enredadero que derivan en vituperios a la investidura presidencial, y curioso y paradigmático el caso, que ahora sea López Obrador al que le quedaría aquella sonora invitación de “¡¡cállate chachalaco!!” que él mismo espetara a Fox Quezada ante las frecuentes curseras verbales del guanajuatense en su contra.

Lo del avión presidencial que no se vende ni se rifa se ha convertido en un sainete y peor tantito los anexos y conexos de esa ocurrencia que ya llegó al clímax con la alardeada disponibilidad de dos mil millones de pesos para pagar los premios del sorteo especial de la Lotería Nacional del 15 de septiembre próximo, mientras que las razones para emprender tan alocada empresa están vigentes.

Ante tantas necesidades, cuestionable ese millonario guardadito

Se supone que el producto de la compra de los cachitos será para la compra de medicamentos y equipamiento hospitalario con el fin de fortalecer el alicaído sector salud de este país, resultando inexplicable que si el Instituto para Devolver al Pueblo lo Robadotiene tal solvencia como para haber entregado esos recursos al presidente, no se utilizan dichos recursos para tales adquisiciones en lo inmediato, que hasta a lo mejor de aquí hasta cuando se lleve a cabo el sorteo, el avión mentado es vendido o rentado.

Son fregaderas que se ofenda de esa forma a la inteligencia de los mexicanos en un contexto en donde el presidente luce como alienado y es causa de vergüenza hasta para los medianamente informados, que también quedan estupefactos cuando sin la menor empatía ante la desgracia ajena y el clamor social en contra del atroz asesinato de una joven, retobe porque dicha acción criminal distrae a la opinión pública respecto a su estúpido sorteo.

Sí, ese chachalaco debería ser silenciado, porque como decíamos, de tanto hablar las probabilidades son mayores de decir estulticias y no, todo indica que su pausado hablar no es porque medita lo que va a decir, sino que simplemente tampoco para él están claros sus propósitos.

Por lo pronto, fondear al deteriorado sector salud de este país con esos dos mil millones de pesos que ya se le entregaron al menos en un cheque, sería ampliamente reconocido cuando se cierne la amenaza del coronavirus y una severa crisis se prospecta a partir de abril próximo cuando venzan contratos de arrendamiento de equipamiento hospitalario.

Enrique Clausen

Miren, debido a que la prioridad de la 4T es la propaganda anticorrupción por encima de la vida de la gente y que la operación del INSABI se mantiene de tumbo en tumbo, no se han renovado los contratos de arrendamiento que el sistema hospitalario nacional tiene con empresas especializadas en dicho equipamiento y todo indica que tienen entendible desconfianza y por eso se niegan a extensiones de esos convenios en tanto el gobierno federal reasume sus compromisos de pago.

Dios nos agarre confesados si hospitales del sector público de pronto se ven sin equipos de radiología, tomógrafos, aceleradores lineales, ventiladores, angiógrafos, incubadoras, esterilizadores, de rayos X y demás, lo cual no es nada remoto, en función de versiones que nos han llegado a este desordenado escritorio, que se agregaría a la falta de medicamentos que desde hace meses es denuncia cotidiana.

Tenemos entendido que de tales prospectivas ya está enterado el titular de salud en Sonora, Enrique Clausen Iberri, así como también la gobernadora Claudia Pavlovich, que en nuestro caso sólo disponemos de la información aludida, sin que tengamos en claro de qué tamaño sería la afectación en función de los equipos que podrían ser recogidos por la empresa arrendadora.

Increíble el que esa larga espera y batallas para llegar a la presidencia de la república esté resultando en este desengaño y decepción y que como maldición, y a pesar de todo, desde Palacio Nacional se tenga la fuerza autoritaria de un presidencialismo vertical y déspota, en una reedición de lo más deleznable del priismo sesentero y setentero, sin que haya factores políticos, económicos y sociales que obliguen al equilibrio y a la sensatez en el ejercicio de gobierno.

David Anaya Cooley

Y para acabarla de fregar, así se enoje el presidente por distraerlo de sus ocurrencias y frivolidades, la seguridad pública está en el peor momento de la historia de este país sin que se vea cómo el gobierno federal disponga el incremento del número de elementos en Sonora de la Guardia Nacional y sin planes concretos para consolidar el estado de fuerza de los estados y municipios, mucho menos la depuración de las policía y reforzar avances en la procuración de justicia.

Ocupado en rifas y sorteos uno y el otro, Alfonso Durazo, entretenido en futurismos y politiquería barata, poco se puede esperar de esas asignaturas y por eso, en atención al ámbito de facultades y responsabilidades, la Secretaría de Seguridad Pública a cargo de David Anaya Cooley fortifica a la sociedad civil a través de estrategias de prevención.

Frente al fracaso federal en seguridad, es de suma importancia entrarle a la suma de la sociedad en tareas de prevención del delito, reconstrucción del tejido social, la participación ciudadana y la promoción de la autogestión que por lo pronto mantiene a la baja la tendencia en la comisión de delitos patrimoniales, en el marco de un esfuerzo que debe ser de largo aliento.

En esas anda Jorge Andrés Suilo Orozco, quien desde diciembre del 2018 es el coordinador del Centro Estatal del Prevención del Delito y Participación Ciudadana, a través del cual y el programa “Construyendo Seguridad”, sólo el año pasado fueron integrados 404 comités en colonias y barrios de las manchas urbanas de la entidad.

Jorge Andrés Suilo 

Mediante dicha estructura de la sociedad civil, se difunden factores de riesgo y mecanismos de protección como lo son las herramientas tecnológicas “Antiextorsión Sonora”, “ChecAutoMX”, “Mujeres Seguras”, así como los números de emergencia 911 y el 089 Denuncia Anónima, terapia desplegada en reunión con el Comité de Vecinos de la Colonia Miravalle en Ciudad Obregón. 

Se trata de promover la cultura de la corresponsabilidad y afianzar el ánimo cooperativo entre el Estado y la gente con miras a rescatar espacios públicos y a la vez establecer una interlocución fluida entre estado y sectores sociales, para cuando menos prevenir robos a casa habitación, de autos, extorsiones, violencia de género y vandalismo, que en el caso de los crímenes llamados de alto impacto, las previsiones las toman los delincuentes.

Por lo pronto, distinto a lo usual en la proximidad de la recta final de una administración, Anaya Cooley no anda nadando de muertito o chapulineando buscando espacios que no lo desgasten, sino que se aplica en reforzar el ritmo en sus responsabilidades, tal como lo exige la gobernadora Claudia Pavlovich a todo su gabinete.

Mientras tanto, nos llega información diversa desde Alamos que deja ver el furor de Alejandro López Caballero por inversiones inmobiliarias a través de un sobrino de su esposa Silvia Félix, identificado como Héctor Abraham Lara Mendoza y quien de humilde taquero, ahora aparece como propietario de cuatro casonas con un valor de entre dos, tres y cuatro millones de pesos cada una, destacando la adquisición de un enorme predio a la entrada de esa cabecera municipal, enseguida del Deportivo Bicentenario que hoy lo están vendiendo en lotes y urbanizándolo.

Alejandro López Caballero

La gente de por allá descarta que tal capacidad financiera sea de Lara Mendoza y como López Caballero se le lleva con él y pasa buen tiempo por esas latitudes, ya definió en qué se usa el dinero que se llevó como alcalde de Hermosillo o al menos así nos lo hace saber nuestro informante.

Y como una cosa lleva a la otra, liga ese jauja a aquel nunca esclarecido episodio donde otro sobrino de la esposa de López Caballero, Emanuel López Canizales, fue beneficiario de una carta poder firmado por María Amanda Mendoza Verdugo, humilde señora de Basiroa que antes de fallecer de forma por demás misteriosa, aparecía como administradora única de la empresa “Torres Peña Obras y Avalúos, S. A. de C.V.”.

Incluso, ya fallecida “Doña Lala”, como era conocida la humilde empresaria minera, en el 2015 pasa a ser socia de nada más y nada menos que del trust minero SWF SA de CV, propiedad de los hermanos Guillermo y Miguel Padrés y de Francisco Monreal, el cual ya estaba fondeado con casi nueve millones de dólares, aquellos que se robó del Programa de Uniformes Escolares y en todas esas operaciones contables por rumbos de Alamos, estuvo la esposa de López Caballero.

Nos prometieron más información de ese boom inmobiliario del exalcalde de Hermosillo, quien por lo pronto ya es común su presencia por esas latitudes, llevando como caballerango, asistente y abre puertas a su sobrino político también conocido como “El Taban”.

.fb_iframe_widget_fluid_desktop iframe {
width: 100% !important;
}

Fuente: Como chachalaco

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here