El clima enrarecido no jala el gatillo; los malandros sí

34
0
SHARE

No creo en la intencionalidad política de los autores intelectuales y materiales de los atracos que han conmocionado Hermosillo en los últimos días. No imagino a un grupo de malhechores sentados en torno a una mesa, planeando sobre mapas y rutas de escape; horarios y logística, y pensando que con ello van a sembrar el terror, inhibir la afluencia a las urnas y afectar a tal o cual partido en sus aspiraciones electorales.

 

Me rehúso a pensar en los cientos de “fokemones”, como despectivamente suele aludirse a los adictos al cristal, merodeando casas, negocios, carros y transeúntes mientras revisan las encuestas y hacen la prospectiva electoral, calculando el impacto político de sus fechorías.

 

Creo, sí, que el problema de la inseguridad pública en Hermosillo es serio; que las autoridades han logrado reducir los índices de comisión de delitos de alto impacto, pero siguen quedando a deber en el diseño y ejecución de políticas públicas que se traduzcan en el abatimiento de los índices delictivos en lo que se refiere a robos de diversa naturaleza, que es lo que más duele a quienes lo sufren, y que ya somos legión.

 

Creo también que el asunto es yesca dispuesta para el chispazo que la haga arder, capitalizando políticamente el tema. Y en época electoral eso es particularmente notable. Si el PRI fuera oposición, también lo haría.

 

Pero el problema es mucho más complejo y requiere de la voluntad y la capacidad de las autoridades, y del involucramiento de la sociedad civil para participar de políticas transversales que apunten a recuperar la paz y la tranquilidad de los hermosillenses.

 

Por eso es importante el posicionamiento que hicieron ayer los dirigentes de diversas cámaras empresariales (uno de los sectores también golpeados por la delincuencia), a propósito del tema.

 

Representantes de la CMIC, Canaco-Servytur, Index Sonora, Asociación de Mineros, Unión Ganadera Regional de Sonora, Canacope Servytur, AMDA y Onexpo Hermosillo llamaron a cerrar filas contra la delincuencia; exhortaron a las autoridades a redoblar esfuerzos en su combate, y también hicieron un llamado a candidatos y partidos políticos a no contribuir con el enrarecimiento del clima preelectoral.

 

“Exhortamos a candidatos y partidos políticos a confiar en las instituciones y no incitar a la polarización en nuestra sociedad. Y a la ciudadanía también, a mantener la confianza en nuestras instituciones que habrán de garantizar un proceso electoral seguro, responsable y cívico”, sostienen en un comunicado.

 

Y tienen razón. En llamar a la civilidad, pero también en llamar a las autoridades de los tres niveles de gobierno a tomar acciones inmediatas y efectivas para garantizar la seguridad no sólo del proceso electoral, sino de los ciudadanos en general, en sus actividades cotidianas.

 

Esto cobra especial relevancia a cinco días de la jornada electoral, que se avizora álgida, polémica y eventualmente, violenta, considerando el nivel al que se han disparado las pasiones políticas.

 

Durante todas estas semanas de campañas, los candidatos y candidatas han tenido tiempo y espacios suficientes para llevar sus propuestas al electorado, y ahora corresponde a todos nosotros hacer un ejercicio de reflexión durante estos días que anteceden al primero de julio, y en los que ya no habrá acciones de proselitismo, para acudir a las urnas a ejercer nuestro derecho al voto.

 

Un voto libre, informado, consciente, comprometido con el momento histórico que estamos viviendo y con el futuro que desde ya, estamos construyendo para esta y las generaciones venideras.

 

Independientemente de cuál sea el sentido del voto de cada quién tenemos el derecho y la obligación de acudir a las urnas el próximo domingo y contribuir con este ejercicio, al fortalecimiento de esta democracia que tanto ha costado y que tan imperfecta sigue siendo.

 

Tenemos también la responsabilidad de  contribuir a la civilidad, a que la jornada electoral se desarrolle en un clima de respeto y participación; a dejar de lado las campañas negras, intentos de coacción del voto, provocación, difusión de noticias falsas y otras prácticas nocivas.

 

Los partidos políticos se están jugando posiciones en el gobierno y el Congreso, los ciudadanos nos estamos jugando algo más que eso: nos estamos jugando el futuro, que siempre valdrá más que los apasionamientos y rencores propios de las campañas, que finalmente son efímeras, temporales.

 

Al término de esas campañas e independientemente de los resultados, todos tendremos que seguir trabajando por un mejor México, por un mejor Sonora. Con esa convicción, participemos civilizadamente en la jornada del próximo domingo.

 

II

El Centro Universitario de Estudios de Opinión Pública difundió ayer su último estudio demoscópico sobre tendencias electorales en Sonora, mismo que confirma la consolidación de Andrés Manuel López Obrador como puntero en la carrera presidencial, con un 40.8 por ciento de las preferencias.

 

El segundo lugar lo ocupa José Antonio Meade con un 23.7 por ciento y el tercero Ricardo Anaya con un 18.6 por ciento.

 

A diferencia de otras encuestas que se basan en el universo nacional de electores, en Sonora Meade siempre ha aparecido en segundo lugar y el candidato del PAN en tercero, lo cual resulta natural por el desgaste que sufrió la marca blanquiazul después del sexenio de Guillermo Padrés. Su deterioro no ha podido remontar y eso se manifiesta también en prácticamente el resto de las candidaturas locales, donde los panistas aparecen muy por debajo de sus contrincantes de otros partidos, señaladamente el PRI y Morena.

 

Así sucede con su fórmula al senado, integrada por Antonio Astiazarán y Leticia Cuesta, que aparecen con un 19.3 por ciento de las preferencias, debajo de la fórmula de Morena, integrada por Alfonso Durazo y Lilly Téllez que en el último mes mostró un crecimiento de dos puntos, pasando de 31 a 32.9 por ciento.

 

Toño y Lety han sudado verdaderamente la camiseta en una campaña intensa, pero es claro que la marca PAN les sigue pesando demasiado.

 

La carrera la sigue encabezando la fórmula del PRI, integrada por Sylvana Beltrones y Maloro Acosta con el 37.1 por ciento de las preferencias electorales.

 

Esto también tiene una explicación, y esa se encuentra en una campaña que no han dejado de trabajar todos los días recorriendo los municipios del estado y presentando propuestas muy concretas en materia de seguridad pública, justicia social, salud, empleo y educación.

 

En los diversos actos que han tenido en los municipios, más de 60 mil personas tuvieron contacto directo con Sylvana Beltrones, y junto a su compañero de fórmula establecieron compromisos firmes con diferentes sectores de la población.

 

Tiene mucho que ver el hecho de que su campaña ha sido propositiva, a diferencia de otros que han hecho de la división y el enfrentamiento sus principales banderas.

 

La encuesta del CUEOP también confirma una tendencia favorable a Ernesto de Lucas en la contienda por la alcaldía de Hermosillo, sacándole una ventaja de diez puntos a la candidata de Morena, Célida López, que aparece con 23.8 por ciento contra un 33.9 por ciento de El Pato.

 

La candidata del PAN, Myrna Rea se quedó muy atrás con 17.4 por ciento y el resto de los candidatos, Carlos León (MC); Norberto Barraza (independiente) y José Guadalupe Curiel aparecen muy, pero muy lejanos del umbral donde se disputa la alcaldía.

 

III

 

También me puedes seguir en Twitter @Chaposoto

 

Visita www.elzancudo.com.mx

 

Source: internacional

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here