Los retos de “El Pato” de Lucas

92
0
SHARE

A 40 Grados (jueves 24 enero)

 

Por Sebastián Moreno

 

Los retos de “El Pato” de Lucas

Estar al frente del PRI estatal por segunda vez en su trayectoria, es para Ernesto “El Pato” de Lucas, la oportunidad de recomponer este partido que en el pasado proceso electoral de julio del 2018, perdió la mayoría de los ayuntamientos (grandes, medianos y chicos), perdió la mayoría en el Congreso del Estado y a nivel federal tampoco le fue bien.

El proceso electoral del 2021 apenas le dará tiempo para estructurar al partido y ponerlo en condiciones de competir contra la aplanadora que se está fortaleciendo en Morena donde tendrán todo el apoyo del Gobierno Federal y del poder legislativo.

En la reunión que sostuvo el miércoles con los integrantes de la Mesa Cancún, el recién nombrado líder del priismo sonorense, mostró saber dónde está plantado y la tarea que le espera y que tendrá que realizar literalmente a bayoneta calada, recuperando la confianza de los simpatizantes que le dieron la espalda al partido en la elección pasada al dejarse llevar por la corriente que tenía como motor la figura de Andrés Manuel López Obrador.

De Lucas dice que tendrá que diseñar un traje a la medida a cada candidato que se defina para las alcaldías pues en cada municipio hay condiciones diferentes y se requiere de un trabajo muy enfocado a cada zona.

En el caso de la gubernatura, tiene cartas fuertes como Ernesto “El Borrego” Gándara, Ricardo Bours y queda tiempo para más aspirantes, hombre o mujer, aspecto que en su momento tendrá que atender de lleno para ir con la mejor opción por la gubernatura.

 

Su labor como regidor

Al cuestionarle el tema de la apatía que se ve en los regidores de oposición, aclaró que la presidenta municipal Célida López Cárdenas atiende las tres grandes prioridades que él hubiera atendido en caso de que fuera el alcalde.

La seguridad pública, la recolección de basura y la reestructura de la deuda pública, dijo, son los temas que requieren de atención urgente y en eso ve que la presidenta se ha puesto a trabajar.

Sobre el asunto del alumbrado público que se ha cuestionado tanto, reconoció que es un servicio público que mejoró sustancialmente y lo que ha hecho la presidenta es ruido mediático, pues hasta el momento no ha presentado alguna auditoría y mucho menos ha interpuesto una demanda por ese asunto.

 

 

 

 

 

Apoyo económico a huachicoleros

Ahora resulta que por “haber sido obligados robar combustible por el abandono de otros gobiernos”, las familias que viven en las cercanías de ductos de Pemex donde se detectó el llamado “huachicoleo”, recibirán un apoyo económico de 8 mil pesos mensuales como indemnización social.

Suponiendo sin conceder que esas familias tengan al menos a dos hijos en la fase de “Ninis”, tendrán otros 5 mil pesos más o menos y ya solo faltaría que contraten al esposo para conducir una de las 517 pipas que se comprarán sin licitación y entonces, familias que vivían en la total pobreza, pasarán a tener ingresos de casi 50 mil pesos mensuales, mientras usted taxista, o dueño de un pequeño taller de carpintería, o herrero, o plomero, cerrajero, mecánico, albañil, chofer de camión urbano, obrero de alguna maquiladora o jornalero agrícola, pues tendrá que seguir levantándose temprano para ir a corretear la chuleta y si es simpatizante de Morena, pues tendrá que aplaudir como foca esos beneficios que le otorgarán a otros mexicanos mientras los que sí trabajan, tendrán que seguir ganando el sustento con 8 ó más horas de talacha.

Hay que tomar en cuenta que lo que busca nuestro presidente al que eligieron 30 millones de mexicanos de los alrededor de 110 millones de personas que vivimos en el país, es solucionar un problema en corto plazo, pero a costa de dar apoyos y buscando hacer que haya más empleo, mejor producción y verdaderas oportunidades de crecimiento.

Otorgar ese dinero a los residentes cercanos a ductos “huachicoleados” afectados por el incendio, es como si usted fuera a una panadería y robara pan del horno, resultando quemado y con derecho a exigir una indemnización al panadero.

 

Los colores de Célida

Que los nuevos camiones recolectores de basura tendrán los colores de Morena con el endeble argumento de que no son del Municipio y que son arrendados, por lo que el arrendador puede pintarlos del color que más le pegue en gana.

Es lamentable que nuestra presidenta municipal tenga ese tipo de argumentos como si estuviera en una ciudad con gente de muy pero muy bajo nivel intelectual.

Si Célida López Cárdenas decidió violar un reglamento del Municipio que establece que el color oficial es el naranja y ella lo quiere morado o guinda, pues que pinte todos los edificios oficiales, las patrullas, los vehículos de servicios públicos, que cambie la papelería oficial, total, no pagará ese cambio de color institucional de su bolsa ni de contribuciones especiales de sus colaboradores, el costo lo cargarán los hermosillenses que pagan sus impuestos.

La decisión de hacer un color oficial fue tomada en el trienio de Ernesto Gándara Camou para evitar el gasto considerable que se daba cada cambio de trienio y se llegó a un acuerdo de un color que no es de ningún partido político pues también se buscó evitar convertir al Ayuntamiento en un botín de guerra en el que los simpatizantes del grupo político en el poder se reparte  los beneficios cada trienio.

Pero si la alcaldesa ya lo decidió, pues adelante, que vengan los camiones recolectores de basura con el color de Morena, todo con tal de que el servicio sea ya dos veces por semana y pues cuando termine este trienio, o se repintan de naranja o con un poco de suerte, siguen moraditos, pero eso sí, que pasen dos veces por semana en su recorrido por las colonias.

 

Y como es jueves, viene lo bueno, lo malo y lo feo:

Lo Bueno: Que están por entrar en circulación los primeros 30 camiones recolectores de basura nuevos, con lo que el servicio puede volver a dos días por semana en un muy corto plazo, para cumplir de esa manera la palabra del director de Servicios Públicos, Norberto Barraza Almazán.

Lo Malo: Que los dueños de esos camiones que llegan en calidad de arrendamiento, desconocen que en Hermosillo el color institucional es el naranja y tal vez por “nalgas pronto” (¿dónde he escuchado esa expresión?) los pintaron del color emblemático del partido Morena, partido al que pertenece desde hace menos de un año la alcaldesa Célida López Cárdenas.

 

Lo Feo: El incremento en hechos violentos donde hay personas con arma de fuego involucradas en incidentes en colonias de Hermosillo.

 

Contacto: 

Correo electrónico: en40grados@gmail.com

Twitter: @sebastmd

www.a40grados.com.mx

Source: internacional

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here